domingo, 15 de enero de 2012

Noche a tu lado en el rió.



Eclipse lunar en mis ojos
al ver los suyos.
La noche era su pelo.
Sentados ante el rió
de lagrimas, se va.
¡Llévate toda tristeza!
Pues aquí el amor
, cual escudo de Aquiles,
nos protege de todas las
  
lagrima antes derramada.

Verla es ver
el más bello firmamento nocturno.
Ella me ama, yo la amo.
Los ángeles, niños de plata,
nos ven desde el cielo oscuro.
Unos corren con sus vestidos
de larga cola blanca,
otros se quedan quietos
viéndonos.

Ella es mi noche,
ella es mi luna,
ella es mi todo.

¡Vete rió de lagrimas!
¡ Sigan riendo niños ángeles!
Pero el sol curioso observa
y atrapa a los amantes
y los tapa con su luz de oro,
tal vez sea porque
sus minutos con su luna
sean menos que los mios
con mi bella noche.
                 Camilo C. Cárdenas

sábado, 14 de enero de 2012

Rosa seca (amantes desconocidos).



♠28 de Diciembre Lanús, Buenos Aires, Argentina.


                  ♠Rosa seca (amantes desconocidos).
Rosa secándose al sol.
Amor naciendo a la luna.
Corazones en llamas
iluminando las almas enamoradas.

Intima promesa de amor.
Lagrimas de felicidad.
Amor platónico entre desconocidos.
Religión de amantes 
con solo dos adeptos.
Los dos poseen sangre roja.
Amor entre dos personas distintas
pero amantes de un día.

Flor blanca, amor principiante.
Los dos son iguales,
con el tiempo la flor del amor
toma su forma y color.
Y ellos poseen una rosa
más bella que afrodita.

Su amor es el más bello.
Se enterrarían vivos
con tal de amarse de por vida.
Nadie se anima a lastimarlos.
Porque el amor entre ellos
es el más puro.
Ellos son dos enamorados desconocidos.
Son la rosa de este mundo,
porque el amor es eso;
ser la flor del mundo.
                     Camilo C. Cárdenas

domingo, 1 de enero de 2012

Salvándonos.

Mensaje: Escribí esta historia en base a a el vídeo Saving Us  (Salvándonos) de Serj Tankian. Acá les dejo el Link por si quieren verlo, y pido perdón por no haber publicado nada estos días... sucedieron muchas cosas.
http://www.youtube.com/watch?v=9Wk38bW8whc&feature=relmfu Gracias por los que ven este blog, se que son pocos tal vez pero yo muestro mi arte y que aya 215 visitas en este año es muy gratificante para mi. Gracias a todos, ya lo dije mi sueño es vivir de esto. Gracias a todos y que tengan un feliz año.

►►Salvándonos.

    Esa mañana no fue muy distinta que las demás para el, se despertó en la calle por los gritos de un policía que decía con su tono de superioridad mal nacida del ego -¡Maldita bago, vete! Este no es lugar para dormir, es la calle, un lugar publico y tu queriéndolo tomar como hogar. ¡Vete!- el miro al policía. Lo miro a la cara, el policía era un contrario a el; bien peinado poseía su pelo corto, afeitado y buen mozo. Entonces se paro, guardo las mantas en el carro de madera y le dijo al señor bien peinado - Mire, si vengo a dormir donde caigo en esta ciudad no es porque no sea un bago, sino que no poseo hogar. Mi vida es llevado por el viento, mi hogar es el mundo y si este lugar es de todos por qué no puedo dormir aquí. No me interesa que responda, me iré. - Y se fue caminando tranquilo con su cartel de cartón diciendo "sin casa".
    Hace ya varios años que el vivía de esa manera. Sin hogar, sin nada, solo era el, su pequeño carro y el dulce viento. Sus recuerdos eran nublados, nunca amo y nunca tuvo realmente nada. Nació en el ceno de una familia de lo más pobre, siempre aprendió a vivir con lo menos, a diferenciar lo necesario de los gustos. Despreciando siempre a los desperdiciadores, la gente que posee todo y lo único que hace es desperdicios, tal vez porque el nunca tuvo nada para desperdiciar, siempre vivió con lo justo y necesario. A los catorce perdió lo único que poseía: su familia (su hermano y sus padres) en una emboscada de la policía corrupta. Nunca perdono a la policía.

    Mientras caminaba a buscar otra calle donde estacionarse hasta que otro policía lo echase. Pero luego pensó "odio que me juzguen, estaré mal al juzgar a los policías solo por su empleo, decaería saber realmente quien es la gente". En ese instante sucedió, un ángel se le apareció y, en dulces palabras cual la miel, le dijo -Un deseo has pedido, en tu vida mucho has sufrido y por eso te lo cumpliré, sabrás quien es cada persona en realidad.- El no creyó lo que veía, se despertó. Todo era un sueño, o eso parecía. Despertó en la parada de autobuses. Se paro, recogió sus cosas y siguió su camino en busca de algo que desayunar. En el camino se encontró con una joven muy bella caminando sola por la calle (parecía alguien muy feliz). Al darse vuelta para verla la vio parada sosteniendo un cartel que decía; Lloro todas las noches, necesito amor real y no otra historia. Pestaño y la joven aun estaba caminando, todo era una ilusión... o eso parecía. El quiso creer que no había nada relacionado entre su sueño y la visión pero se repitió con cada persona que vio. A dos jóvenes tatuados, de unos veinti  tantos años. Parecían criminales, tal vez lo eran. Al verlos, sus carteles decían "Amor" "Familia"... al viejo mendigo se le cayo una gota salada del ojo. Siguió así viendo carteles. La mayoría de las personas no son lo que parecen, pensaba al ver los carteles. Mujeres felices que solo eran almas torturadas deseando el real amor, políticos que deseaban al terrorismo para seguir firmes en el mundo, hombres populares deseando ser otros, madres jóvenes felices por tener a sus hijos pero tristes por no poder terminar sus estudios, esas eran algunas de las cosas que los carteles le mostraba.
  Los carteles estaban en todos lados. La gente estaba en todos lados. -La mentira reinaba sobre la gente, todos mostramos lo que no somos. ¿Por qué? Puede ser que le temamos a mostrar nuestras almas porque en fin todos tememos a que nos juzguen mal si somos nosotros mismos. Entonces ¿qué hacemos? lamentablemente creamos un nosotros que no existe para mostrar al mundo. Todos somos actores en esta obra de teatro llamada sociedad. Tal vez tengamos que aprender a salvarnos de convertirnos en las mentiras que decimos- pensaba el frente a una muchedumbre de personas ocupadas caminando por la gran calle. Nunca un hombre bendecido por un ángel había tenido más razón en la historia. Y se fue a dormir viendo a las personas y sus carteles-almas.
   Desde ese día todos fueron iguales a siempre, solo que esta vez sabia quien era la gente a la que veía en la calle. Podía saber que aunque el no tenia nada otros tenían menos. El tenia la santa habilidad que todos deseamos, sabia quienes lo rodeaban realmente. Su vida cambio, es verdad. Empezó a relacionarse con otras personas. Pero los carteles nunca lo abandonaron.
                                                                            Camilo C. Cárdenas
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores