domingo, 20 de noviembre de 2011

La muerte del anciano.

Efímera vida se presenta ante mi.
En este soleado día, el,
un viejo validado por el tiempo,
se arrastra por el suelo de dura madera
intentando respirar, intentando sobrevivir.
Yo solo lo veo y recito cual cuervo
o predicador de la des fortuna;
"Tu, anciano en melancolía,
tu, que has tenido todo y
para ti solo fueron cenizas.
Tu, que has tratado a la gente
cual animales o mercancías baratas.
Ahora te arrastras por los suelos,
cual animal enfermo o herido por
una vida dolorosa y dura,
cual sanguijuela muriendo de hambre.

Tal vez todos a los que lastimaste
te hayan dejado en tu actual estado,
tal vez es una paga por tus
malditos pecados católicos.
Tal vez mereces morir
en este hermoso día soleado,
tal vez sean las flores, en
cruda venganza por no
haberlas apreciado nunca,
las que no te dejan respirar.
Tal vez los muros,
en repulsión por tu eterna, incomoda
y asquerosa compañía, han
decidido matarte lentamente ahogándote".

El se arrastraba decadente,
victima de Cronos, victima de su ego.
"Nadie nunca te ha amado -dije-
todo sentimiento posible por ti
fue odio y es lastima.
Los que te han querido
los has ahuyentado con tu ego,
y los que te han odiado
solo les has dado más razones
para aumentar su odio.
Eres como un salvaje cuervo
que en desagradecimiento a
quien lo ha cuidado y amado,
alimentado y protegido, solo
hace una cosa; le arranca los ojos
al primer error y se alimenta de ellos.
No eres nada, solo un anciano
en el suelo.

En tu era de gloria
todos los gusanos y demonios
te han aplaudido desde sus hogares
en el cuerpo pútrido de tus antecesores.
Eras el rey de un infierno de pecadores,
un frió infierno inimaginable para el Dante.
Pero amabas eso, y no has querido
nada de nadie, a menos que ese tercero
sufriese o perdiese todo y lo consiguieras tu.
Nadie, ni el gran Poe, que en
oscuras letras a la medianoche describía
la mente de un psicópata perseguido por un corazón
o una mente atormentada por un gato,
podría describir a perfección
mi odio por tu asquerosa  persona.
Solo verte arrastrarte es el
mejor festín u obra que he disfrutado".

El se ahoga, toma su cuello con las manos
he intenta respirar, pero
cae, estirando su brazo en busca
de auxilio, muere.
La tarde no podía ser más bella.
Sádico festín.
"¡Y ahora aquí estas! -digo-
Muerto, al fin muerto.
Tu cuerpo frió ahora yace
en el frió suelo de madera,
nada se recordara de ti.
¡Cronos te ha ganado!
¡Alguien te ha ganado a ti,
hijo de lucifer y santo del pecado!
Ni todas tus requisas, bañadas
en pobre sangre pagana y cristiana,
te ha salvado de el,
el peor enemigo de todos, el único
ser imposible de vencer; Cronos,
el tiempo.
¿Te creías invencible tal vez?
¿Tu ego solo te sirvió para caer
desde más alto que otros al momento
de ceder ante el expulsado del Olimpo?
Tu piel ya se ha teñido de blanco,
y te has vuelto frió, ya eres igual
a la nieve de invierno;
Frió, blanco y sin vida".
                                       Camilo C. Cárdenas

1 comentario:

Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores